La memoria iconográfica en la política

Cuando una información nos impacta en particular modo o es repetitiva nuestra genética cambia dando como resultado un almacenamiento en el largo plazo, las proteínas en el ARN se modifican permitiendo al cerebro responder de igual manera ante la misma estimulación. Este es el mecanismo de la memoria y sus diferentes fases, desde la sensación sensorial pasando por la percepción del estímulo hasta su almacenamiento y consolidación.

¿Cómo se aplican estas teorías en el marketing político o de imagen? nuestra intención es demostrar algo que puede sonar “banal” y común cuando se habla de la imagen de un político. La repetición de la misma imagen (postura, sonrisa, peinado, etc.) con la finalidad de iconizarla en el imaginario colectivo.

Como pueden apreciar en el vídeo y en esta foto es la persistencia y la repetición de los mismos patrones un elemento indispensable para la generación de una memorización al largo plazo, pero además debemos tener presente qué se comunica en cada una de ellas para determinar la eficacia de la propia imagen.
Manos a la Merkel

Cuando una información sensorial genera un aumento de la actividad cerebral-sinapsis se puede decir que se ha prestado atención a lo percibido y como consecuencia se pasa a la memoria operativa que la mantiene por pocos milisengudos. Los aspectos visuales de la información se almacenan en la agenda visuoespacial (zonas visuales occipitales del cerebro) mientras que la semántica se almacena en el bucle fonológico, la dinámica está orquestada por el sistema ejecutivo central que se encuentra ubicado en la zona prefrontal del cerebro y tiene como función principal coordinar la focalización y la atención hacia los estímulos externos, decidiendo qué y cuánta importancia darles.
agenda visiuoespacial

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

WordPress Themes

Login